Reptiles. Tortuga Terrestre

 

Tortuga Terrestre. ¿Qué necesito saber antes de adquirir una?

Tortuga terrestre

Thalía Rojas Ch.

Las tortugas terrestres son reptiles del orden Testudine, sus orígenes se remontan a más de 200 millones de años, siendo una de tantas especies que han logrado sobrevivir con éxito en nuestro planeta. Con el paso de los años se han convertido en un animal de compañía, ya que cada vez son más las personas que gustan de tener estas especies como mascota.

Son los únicos reptiles que cuentan con un caparazón, el cual además de ser un medio de defensa, le permite protegerse de las inclemencias del ambiente externo. Este caparazón se compone de dos partes una dorsal llamada caparazón y otra ventral llamada plastrón. La unión de estas dos partes se llama puente.

Cuentan con cuatro extremidades las cuales son fuertes y resistentes. Y muy al contrario de lo que se piensa, las tortugas son animales hábiles que fácilmente y en un descuido pueden desaparecer de nuestra vista.

Son animales muy longevos, dependiendo de la especie será el promedio de vida, pero fácilmente se puede hablar de que un ejemplar de estos en condiciones adecuadas puede vivir hasta 50 años.

Tienen la capacidad de retraer la cabeza hacia el interior del caparazón, esto gracias a la gran flexibilidad y longitud de su cuello que compensa la rigidez de su estructura general. Las dimensiones a las que pueden llegar son muy variadas, siendo la tortuga terrestre más pequeña, la sudafricana Homopus signatus con 8 cm de longitud máxima. A su vez la tortuga más grande es la de las islas de Aldabra (Geochelone gigantea) con 140 cm de longitud y 254 kg de peso.

¿Dónde comprar la tortuga?

Estos animalitos se pueden adquirir en tiendas de mascotas, en criaderos registrados ante SEMARNAT o en exposiciones de reptiles. Un aspecto muy importante a revisar durante la compra es la forma en cómo viven y como conviven los ejemplares, donde las tienen alojadas, la higiene en el lugar y si alguna de ellas aparenta estar deprimida, aislada de las demás o con lesiones severas.

Legislación

En la actualidad hay muchas especies de tortugas terrestres que se encuentran en peligro de extinción. Es por eso que el propietario deberá tener presente la legislación relativa a la venta y al uso de estos animales como mascota. La institución que regula el uso de estos animales para la venta y la tenencia como animal de compañía es la CITES (Convención sobre el comercio Internacional de especies de fauna y flora salvajes en peligro de extinción). Este tratado fue firmado en el año de 1975 por 152 estados y tiene como objetivo proteger a la fauna y flora de su explotación regulando el comercio de especies protegidas y prohibiendo el comercio de las que están en peligro de extinción.

Con este fin se han creado tres apéndices en los cuales entran diversas especies.

Apéndice I
Comprende a las especies que se encuentran en peligro de extinción y su comercio es muy estricto y condicionado ya que requiere un permiso de exportación y uno de importación.

Apéndice II
Comprende a las especies que no se encuentran en peligro de extinción pero podrían estarlo de no ser regulada su comercialización de forma estricta y requiere un permiso de exportación.

Apéndice III
Comprende las especies cuya comercialización está permitida por la CITES. Se pide un certificado de origen y un permiso de exportación.

Por lo anterior si el animal que se pretende comprar entra dentro de alguno de estos apéndices tendrá que ir acompañada del certificado correspondiente.

Lo anterior no las excluye de la regulación federal por parte de SEMARNAT, la cual regula su crianza, importación, exportación, comercialización y posesión.

Elección de la especie

Antes de la elección de la especie que se va a adquirir es necesario revisar:

• La región de donde provienen. Por ejemplo, las tortugas del género Chelonoidis, provienen de climas tropicales, y por ende no se les puede mantener en temporada de invierno al aire libre por mucho tiempo.

• El tamaño. Sobre todo cuando se adquieren ejemplares muy jóvenes como la tortuga sulcata (Chelonoidis sulcata) o la leopardo (Chelonoidis pardalis) que recién nacidas son animales pequeños que se adaptan muy bien a su medio ambiente en cautiverio, pero alcanzan dimensiones considerables en la edad adulta, por tanto es un aspecto que el propietario debe de tener muy presente para en un futuro diseñar un terrario de mayor tamaño que cumpla con las necesidades del ejemplar.

• La alimentación. Dependerá de la especie que se elija ya que cada una se alimenta de forma distinta. Por ejemplo hay algunas especies que son totalmente herbívoras mientas otras son omnívoras. Hay algunas que deben comer una mayor cantidad de fibra y otras que prefieren los frutos maduros.

• La legislación. El propietario deberá estar enterado si es una especie en peligro de extinción o que se encuentre en el apéndice III del CITES.

Especies más comunes

 

Tortuga Carbonaria

Tortuga Carbonaria o de Patas Rojas (Chelonoidis carbonaria)

• Es originaria de América del Sur: Panamá, Colombia, Venezuela, Brasil, etcétera.

• Su tamaño promedio es de 29-32 cm de longitud, es espaldar es liso y con las areolas amarillas o anaranjadas. La cabeza, la cola y las patas son negras con manchas amarillas, anaranjadas o rojas, de ahí el nombre de tortuga de patas rojas.

• Requiere de un ambiente cálido y húmedo todo el año. La temperatura preferida oscila entre los 23 y 29°C.

• Son principalmente herbívoras y se les puede ofrecer trocitos de gran variedad de fruta madura.

• Está incluida en el apéndice II del CITES

 

Tortuga Estrellada

Tortuga Estrellada (Chelonoidis elegans)

• Es originaria de la península India, Pakistán y Sri Lanka. Se encuentra en ambientes que se caracterizan por presentar clima seco. Por lo tanto siempre estará cerca de fuentes de agua.

• La longitud media es de 25 cm.

• En el caparazón podemos encontrar de 6 a 12 rayas que le confieren un característico aspecto estrellado, de ahí su nombre común.

• La temperatura mínima que necesitan tener en su terrario es de 24°C.

• Esta especie es estrictamente herbívora, necesitan una dieta rica en fibra y calcio y pobre en proteínas.

• Están incluidas en el apéndice II del CITES.

 

Tortuga Leopardo

Tortuga Leopardo (Chelonoidis pardalis)

• Originaria de África oriental y meridional.

• Puede superar los 60 cm de longitud y los 35 kg de peso. Su espaldar es muy convexo con una coloración amarillenta en el fondo y manchas negras que forman estrías.

• La temperatura requerida va de los 22 a los 30°C.

• Son herbívoras estrictas.


Tortuga Sulcata

Tortuga Sulcata (Chelonoidis sulcata)

• Procedente de África.

• Es una de las más grandes tortugas de tierra, puede superar los 80 cm de longitud y los 100 kg de peso.

• El espaldar tanto como la piel tienen un color marrón claro.

• Temperatura requerida de 22 a 30°C.

• Es estrictamente herbívora y necesita una dieta elevada en fibra. La fruta en cambio se debe de ofrecer ocasionalmente.

La convivencia de los animales

La cantidad de tortugas que se tendrán en un mismo terrario y en particular la relación machos y hembras son de suma importancia para su bienestar.

En vida silvestre, las tortugas son animales solitarios, de hecho, el encuentro entre ellos es esporádico y terminara con una pelea si es el caso de dos machos o con el intento de apareamiento en el caso de un macho y una hembra o simplemente pasara desapercibido.

En un recinto en cambio, las tortugas estarán obligadas a una convivencia forzada, condición que no es natural, y que por lo tanto es causa importante de estrés para cada uno de los integrantes del terrario y más aun si se mezclan machos y hembras ya que las hembras estarán sometidas a cortejos continuos e intentos de apareamiento. Estos intentos son algo bruscos y por lo tanto la hembra podrá presentar lesiones como mordiscos en cabeza y caparazón.

Alojamiento

El lugar donde vivirá la tortuga, deberá ser un terrario que simule lo mejor posible el entono de donde provienen estos animalitos y debera contar con las siguientes características:

• Tener dimensiones adecuadas, ya que las tortugas necesitan mucho espacio para lograr estar activas.

• Proporcionar a los animales las condiciones ambientales adecuadas (temperatura, humedad, iluminación, etc.).

• Que le impida a la tortuga fugarse, ya que al lograr salir puede caer al suelo y lastimarse.

• Ser fáciles de limpiar.

El hecho de ser tortugas terrestres no excluye la necesidad de una fuente de agua, sabiendo esto, el terrario deberá contar con un recipiente amplio y de poca altura permitiendo que la tortuga se introduzca en él para tomar baños diarios.

Los baños de sol juegan un papel importante en la vida de cualquier reptil ya que estos contribuyen a la fijación de calcio. Durante estos baños el ejemplar deberá tener disponibilidad de sombra puesto que en días calurosos una exposición prolongada puede provocar problemas por deshidratación.

Si no es posible exponer a la tortuga a los rayos solares podemos utilizar focos que emitan luz UVB, por lo tanto la adquisición de estos accesorios será contemplada como unos de los gastos iniciales de mayor importancia ya que además nos servirán para las temporadas de invierno o de lluvias en los que no es posible asolear a la tortuga.