Reptiles. Boa de Cola Roja (Boa Constrictor)

Cynthia Fernández Moreno

Boa ConstrictorPertenecientes a la familia Boidae, las boas son serpientes no venenosas de las más grandes del mundo. Alcanzan longitudes de entre 3 y 4 metros y pueden llegar a pesar hasta 45 kilos, aunque son pequeñas comparadas con otros miembros de la familia como las anacondas, que pueden alcanzar hasta los 12 metros de largo.

Se distribuyen en las zonas tropicales del centro y sur del continente americano donde se les encuentra en las ramas de los árboles y el suelo, alojadas en huecos de troncos o madrigueras abandonadas. Aunque prefieren el suelo seco, también son excelentes nadadoras.

Poseen una amplia cabeza triangular con ojos grandes y pupilas alargadas que se dilatan cuando no hay suficiente luz, armadas con dientes pequeños en forma de ganchos afilados con los que sostiene a su presa, de cuerpo robusto, musculoso y muy fuerte, de color usualmente crema con marcadas manchas marrón oscuro que se van volviendo rojizas hacia la cola.

Su vista es pobre pero lo compensan con un potente olfato, por medio de la lengua bífida capta sustancias químicas que les permiten identificar el entorno como cuerpos de agua, refugios, la presencia de otros animales, posibles presas, etcétera.

El oído es muy rudimentario al igual que la vista permitiéndoles solo captar vibraciones de las superficies.

Las boas cazan gran variedad de animales, lo hacen asechando y atacando por sorpresa, una vez que logran atrapar a su presa la rodean con el cuerpo, apretándola hasta provocarle la muerte por asfixia de ahí el nombre de constrictoras.

En la actualidad estos reptiles se han convertido en uno de los reptiles más populares como animales de compañía, pues se les considera fáciles de mantener, poco demandantes en cuanto al tiempo, silenciosas, de temperamento tranquilo y pueden ser mantenidas en un solo lugar siempre y cuando el sitio que habitan sea el adecuado en cuanto espacio y ambiente.

Si se quiere tener uno de estos animales, se deben tener en cuenta varios puntos importantes:

1. Dependen del medio ambiente para desarrollarse: Quiere decir que hay que imitar muy bien las condiciones de temperatura y humedad de su ambiente natural para lograr que el animal se mantenga saludable y lleve a cabo todos sus procesos biológicos como crecer, digerir, mudar de piel etc.

2. Son carnívoros estrictos: Solo se alimentan de otros animales. En cautiverio pueden llegar a consumir desde crías de ratones hasta conejos de mediano tamaño. Este tipo de presas se pueden ofrecer ya sean vivas o previamente sacrificadas.

3. Pueden ser atacadas por las presas: Si se dan presas vivas no hay que dejarlas solas con la serpiente, siempre hay que supervisar que sean cazadas y consumidas. Si pasan más de 20 minutos y esto no sucede hay que retirar la presa.

4. Se defienden mordiendo: Aunque son clasificadas como animales tranquilos y de buen carácter, no hay que olvidar que se deben de manejar siempre con cautela y gentileza ya que si se les molesta o asusta pueden responder mordiendo.

5. Poseen una mordida poderosa y dolorosa: No suelen ser mordidas prolongadas, por lo regular se desprenden rápidamente pero de no ser así hay que asegurarse de liberar los colmillos con cuidado.

6. No generan lazos afectivos: Esto quiere decir que no son capaces de demostrarnos cariño, ni de recordar a quién lo alimenta. Poseen un cerebro muy rudimentario diseñado solo para realizar las actividades necesarias para la vida, pero aún así pueden llegar a acostumbrarse a la presencia y contacto del humano si se les maneja desde que son pequeñas, sin embargo no hay que confiarse nunca, siempre hay la posibilidad de ser mordidos, no por maldad sino por instinto.

El terrario que habite la boa tiene que estar diseñado especialmente para ella, emulando las condiciones en las que viviría en la naturaleza.

Debe ser más alto que ancho pues son de hábitos arbóreos, lo más grande que se pueda para darles el espacio que necesitan mientras crecen, que sea de materiales no porosos, fáciles de limpiar, les gusta trepar por las ramas y descansar en ellas, estas deben de ser de maderas no resinosas o de plásticos, especiales para este propósito. Se debe tomar en cuenta que crecerá y necesitará que las ramas soporten su peso. Además necesitará un contenedor con agua limpia y fresca para que se remoje cuando quiera.

La ventilación es también muy importante pues se necesita disipar la humedad excesiva y que entre aire fresco al terrario. Para aumentar y conservar la temperatura se puede adquirir varios accesorios para este fin como focos o placas térmicas especiales para reptiles; estos deben de estar ubicados de manera que el animal este a salvo de quemaduras. Los escondites son importantes también, hay que otorgarlos para que se sientan seguras y protegidas.

Hay que tomar en cuenta los parámetros ambientales a los que debe permanecer para que se encuentre en bienestar y se desarrolle de manera adecuada y conserve la salud.

¿Por qué es importante para ellas la temperatura del ambiente?

Todos los reptiles dependen de fuentes externas de calor para mantener su temperatura, a esto se le llama Ectotermia. Cuando la consiguen todo su cuerpo puede realizar sus actividades, por ejemplo: Moverse, digerir, crecer, mudar de piel, etcétera. Pero cuando esto no pasa entran en un estado de estrés y pueden enfermar.

¿Por qué es importante para ellas la humedad del ambiente?

La humedad les ayuda en el proceso de muda. Esto es el cambio del estrato más superficial de la piel, esencial en el crecimiento de cualquier reptil. En las serpientes las mudas son de cuerpo completo, Se sabe que la humedad no es suficiente cuando se observa que las mudas son en parches y que partes se quedan adheridas al cuerpo.