Omnívoros. Zorrillos

MVZ. Miguel Ángel de la Torre

ZorriloLos zorrillos son miembros de la familia de los mefíticos, sí, es un grupo que se separó de los mustélidos hace poco más de diez años. Los Mephitidae incluyen a alrededor de 12 especies de zorrillos y algunos tejones del género Myadus. Dentro de estos representantes, el zorrillo listado (Mephitis macroura) y el zorrillo manchado (Spirogale putorius) son los que más frecuentemente son utilizados como animales de compañía.

Los listados se distribuyen desde el sur de Canadá, hasta el norte de México. Sus diversos hábitats incluyen las zonas suburbanas; haciendo uso de madrigueras debajo de la tierra e incluso debajo de edificios. Son ejemplares de tamaño medio, miden entre 55 y 80 centímetros de largo, son de cuerpo robusto, patas cortas y cola larga cubierta de pelo, pesan entre 1.5 y 3 kilogramos. Las hembras son más pequeñas que los machos. Cuentan con un tradicional color negro con dos líneas blancas que corren a lo largo del dorso, sin embargo, los criaderos comerciales, han incluido una variedad sepia y otra albina dentro de la gama de colores.

En cuanto a la variedad manchada, estos no son tan comunes como animales de compañía. Se distribuyen desde el centro de Estados Unidos hasta Costa Rica, éstos prefieren trepar árboles y albergarse en gritas y cavidades. Son ejemplares pequeños, de alrededor de 35 a 50 centímetros de largo y un peso que no excede los 750 gramos. Son animales bastante peculiares, su pelaje es más sedoso que la especie listada, también son negros con una mancha blanca entre los ojos y un singular patrón de rayas blancas delgadas a lo largo del lomo, tienen entre 4 y 6 en promedio. Es muy importante señalar que aunque esta especie no se encuentra en riesgo, si está protegida por las leyes mexicanas.

Al igual que en otras especies, los zorrillos poseen glándulas anales, pero en ellos la capacidad para expulsar una fina pulverización de líquido maloliente en contra de un posible atacante, es mucho mayor. Este líquido llamado almizcle, es dirigido a la cara y causa una irritación extensa, incluso ceguera temporal, si llega a los ojos. Se dice que con viento a favor, el almizcle puede llegar a una distancia de hasta 7 metros!!!

Los zorrillos son predominantemente carnívoros aunque no carnívoros estrictos, y sus presas en la naturaleza son principalmente insectos y pequeños mamíferos, aunque también comen larvas, huevos de aves y frutas estacionales. Pueden llegar a vivir unos 7 años, alcanzando los 8 a 10 años en cautiverio con la dieta adecuada.

Durante un tiempo, los zorrillos tuvieron un gran auge y se convirtieron en populares mascotas para las personas que querían algo más exótico que un perro o un gato. Las tiendas de mascotas y los comerciantes hicieron un gran negocio vendiendo zorrillos a los que se les realizaba la resección de las glándulas anales, quitándoles la capacidad de producir almizcle. Se les promovía como mascotas fáciles de cuidar, limpias, silenciosas y cariñosas, al ser criadas en cautiverio. Sin embargo, es curioso cómo tantos zorrillos terminaron en asociaciones humanitarias o fueron abandonados. El problema real es que, después de lo difícil que resultaba comprar un zorrillo había que esterilizarlo, vacunarlo, remover quirúrgicamente sus glándulas anales, y en algunos casos, las garras; entrenarlo para que utilizara la caja de arena (lo cual podía no suceder nunca); encontrar la dieta correcta para él, limpiar la jaula, bañarlo y cepillarlo con regularidad, de modo que, después de todo,  no resultaba tan maravilloso tener un zorrillo mascota.

Los zorrillos duermen mucho, particularmente en el invierno (aunque no hibernan técnicamente), y cuando están despiertos, pueden ser realmente problemáticos. A menos que se planee una habitación completa a prueba de zorrillos (removiendo plantas, cortinas, muebles, tapetes, aparatos y contactos eléctricos, objetos de cerámica o vidrio, y ventanas por las que pudiera escapar), tendrá que estar confinado a una jaula, y los zorrillos que son enjaulados comienzan a ganar peso y tornarse agresivos, del mismo modos que aquellos que no sean esterilizados, se volverán agresivos durante su temporada de reproducción.  Ningún propietario estará seguro manejando un zorrillo sin utilizar guantes gruesos, por que muerden y rasguñan, y ningún zorrillo estará a salvo si no es vacunado contra la mayoría de las enfermedades de los perros y gatos, además de ser alimentado con una dieta balanceada, más parecida a la de un omnívoro que a la de un carnívoro.

En vida libre,  los zorrillos son animales muy útiles, alimentándose  principalmente de insectos, ratas y ratones, manteniendo sus poblaciones a raya y controlando plagas.

Los zorrillos criados a mano pueden ser lo suficientemente dóciles de adultos como para ser manejados, excepto cuando estén asustados, pero en estos días son muy pocos los zorrillos criados de esta manera debido a la pérdida de su popularidad. Otro inconveniente es que al cabo del tiempo, suelen volverse muy territoriales y no suelen estar a gusto frente a desconocidos. Los animales disponibles en las tiendas de mascotas y otros comerciantes son en su mayoría desechos de la industria peletera y rara vez son tratados de forma que puedan ser buenas mascotas en su vida futura. Encontrar una nueva casa para un zorrillo del cual ya no podemos hacernos cargo es prácticamente imposible. Los zorrillos operados de las glándulas anales no pueden, por obvias razones, ser liberados en la naturaleza, y puesto que es poco frecuente que sean bien recibidos en zoológicos o colecciones privadas, en muchas ocasiones, la eutanasia resulta la única solución viable.

Por último, en cuanto a las vacunas, es muy importante que no sea tratado como hurón, recuerda que los zorrillos no son hurones grandotes!