Omnívoros. Mapaches

MVZ. Miguel Ángel de la Torre

MapacheLos mapaches son miembros de la Familia Procyonidae, que incluye a la martucha, coatí, cacomixtle y tejón. Los prociónidos son un poco controvertidos, ya que varias especies han entrado y salido de ella, tal es el caso de los pandas. Los mapaches son de tamaño mediano, cuerpo robusto, patas relativamente cortas con cinco dedos en cada una de ellas con garras no retráctiles. De bien conocido color grisáceo a negruzco con ligeros tonos amarillos en el dorso. En edad adulta pesan alrededor de 4 a 8 kilogramos, un detalle curioso es que los machos son hasta un 25% más pesados que las hembras. En cautiverio llegan a vivir de 10 a 15 años, mientras que en libertad rara vez pasan de los siete.

Existen varias especies de mapaches tal es el caso del mapache de las Tres Marías, el De Barbados, en Cangrejero, o el de la isla de Cozumel, sin embargo la más conocida es el mapache común o Procyon lotor. Su característica anatómica más conocida es su máscara o antifaz perfectamente marcado, delimitado por un suave contorno blanco y grisáceo que cubre el resto de la cara. Por otro lado no hay que olvidar su curiosa cola que presenta de 4 a 7 anillos oscuros o negros alternados con otros de tonos más claros.

Es una especie endémica que se distribuye desde el sur de Canadá hasta Panamá, sin embargo ha sido introducida a Europa y Asia, donde se ha adaptado fácilmente. Los mapaches son de hábitos nocturnos, disfrutan de vivir en comunidad, son omnívoros, así que gozan de una gran variedad de alimentos de origen animal como insectos, larvas, cangrejos, peces, huevos, pequeños mamíferos y hasta carroña de vacas y caballos.  Y por si fuera poco, también consumen una extensa variedad de productos vegetales como semillas, frutas y hasta plantas silvestres.

Un comportamiento característico que poseen los mapaches es “lavar” su comida, Sí, previamente a ingerir algo, esta singular especie suele pasar por agua su alimento antes de disfrutarlo. Este acto de restregar, palpar y remojar el alimento con sus hábiles patas va ligada a la ubicación y captura de presas acuáticas. Este comportamiento tiene la finalidad de investigar que la presa sea comestible, así como eliminar secreciones o suciedad de la superficie.

Por otro lado, los mapaches son bien conocidos por su gran destreza y habilidad con las manos, son capaces de abrir una bombonera sin poner en riesgo el dejar caer la tapa, son tan hábiles y glotones que pueden dar una gran batalla al seleccionar los productos que obtendrá de un refrigerador o dejar simplemente abierta la llave del agua o del gas. Muchas poblaciones los consideran dañinos, ya que son merodeadores de campos (tienden a cosechar el maíz antes que los agricultores), escarbadores de basura y evasores por naturaleza, así que podrán enfrentar los obstáculos que el humano le ponga con tal de conseguir su objetivo, que generalmente es el mismo: Alimento.

Criar un cachorro de mapache puede ser una experiencia maravillosa, y pocos animales logran demostrar  tal reciprocidad en el dar y recibir afecto, sin embargo, un mapache adulto no resulta de alguna manera una mascota segura o satisfactoria.  Al alcanzar la madurez sexual (Los machos la alcanzan a los dos años, mientras que las hembras al primer año), los mapaches se convierten en adultos independientes  y su manejo puede volverse excepcionalmente difícil, y en muchas ocasiones peligroso, además de que resultan demasiado destructores como para dejarlos sueltos dentro de casa.

Aunado a lo anterior,  al ser demasiado inteligentes y activos, no es posible mantenerlos de forma tradicional dentro de una jaula, es una especie que esta acostumbrada a la libertad y la valora en gran medida. Si se obliga a un mapache a permanecer encerrado, desarrollará un sinnúmero de problemas físicos y mentales; con el paso del tiempo estos cambios se transformarán generalmente en agresión y sufrimiento. Sólo para que te des una idea, el promedio mínimo del territorio de un mapache en libertad es de 50 hectáreas!!!!!

A diferencia de lo que las películas infantiles pueden mostrar, los mapaches son ejemplares muy fuertes, además de que no suelen temerle a la gente, así que una mordida frecuentemente puede ser delicada, ya que independientemente de la infección que se pueda desarrollar, son capaces de amputar un dedo o destrozarle la nariz a un perro.

Por si fuera poco, hay que enfrentarnos en casa a su naturaleza, no hay que olvidar su gusto por “lavar” su comida, así que será muy complicado mantener su plato de agua limpio, y en caso de que no cuente con él, es muy triste verlo liberar su frustración tratando de “lavar” su comida en seco o en la tierra o en base de la jaula.

Por último, existen especies que la naturaleza ha creado, y que a pesar de todos nuestros intentos, no ha sido posible integrarlas a nuestras vidas. Creo, que el mapache es una de esas especies que admiramos, disfrutamos y nos llaman mucho la atención, sin embargo, es indispensable tomar en cuenta que su posesión en cautiverio es difícil, aún contando con grandes espacios y tiempo para dedicarles.