Pequeños mamíferos. Roedores

 


 

Necesidades de alojamiento específicas

Dra. Dulce María Brousset H. J.

AlojamientoUno de los requisitos más importantes para el alojamiento de roedores es contar con un albergue de fácil limpieza; por lo que se recomiendan aquellas con la parte inferior de plástico, con suficiente profundidad para contener el material de cama; y en la parte superior de acrílico o alambre. Los acuarios de vidrio son excelentes para contener el material de cama, pero tienen muy mala ventilación y son pesados y frágiles, lo que hace difícil su manejo para limpiarlo; también requieren de algún sistema de seguridad para mantener la tapa a prueba de escapes. Los albergues de plástico diseñados comercialmente para roedores generalmente contienen múltiples aditamentos para aumentar la complejidad del mismo; sin embargo, también aumentan los requerimientos de limpieza y ventilación, en comparación con aquellas de alambre. En el caso de usar albergues de alambre, deberá cuidarse que el piso de los mismos tenga un material de cama para evitar lesiones por contacto con superficies muy rugosas. En general, el material del albergue no deberá ser de madera, cartón u algún otro que pueda ser roído fácilmente.

Se recomienda colocar las jaulas en un lugar tranquilo, alejado de la luz solar directa y, en el caso de animales nocturnos, deberá considerarse la pertinencia de colocarlos en el dormitorio de los niños. En general, se recomienda que la temperatura ambiente promedio sea de 18 a 26 grados centígrados y una humedad relativa del 30 al 50%. Todos los albergues deben tener tamaño suficiente para contar con un área de ejercicio, un nido o madriguera, área de alimentación y una esquina suficientemente  separada que generalmente se usa como letrina. El ciclo de luz oscuridad recomendado es de 12/12 horas.

A la mayoría de los roedores les gusta almacenar el alimento, lo cual puede llegar a dificultar su mantenimiento en óptimas condiciones de higiene; ya que muchas veces es llevado a la madriguera o nido y en ocasiones puede llegar a contaminarse con heces u orina. En general, se recomienda proporcionar la dieta fresca diariamente y retirar el alimento no consumido; con excepción del pellet que se mantienen constante en el albergue. Para proporcionar el alimento se recomienda el uso de platos de plástico pequeño y pesado.

Las botellas de agua, con el volumen y la boquilla metálica adecuados a la especie, son la forma recomendada de proporcionar el agua. Generalmente se adosan a la parte exterior de la jaula con un adaptador. Es necesario proporcionar agua fresca y verificar el funcionamiento del bebedero diariamente, ya que la boquilla puede obstruirse con material de cama o alimento, o vaciarse rápidamente por estar en contacto con algún material.

Las ruedas para ejercicio se han usado en la mayoría de los roedores pequeños, siendo más comunes en los hamsters. En general se recomiendan las de piso liso, en lugar de las de alambre, para evitar que algún miembro pueda quedar atorado y lastimarse. También debe tenerse cuidado con su uso en los hamsters de pelo largo, ya que pueden enredarse en la misma. Las bolas de plástico para ejercicio fuera de la jaula son una buena opción, teniendo precaución con las escaleras, el sol directo, los niños u otras mascotas.

Existen diferentes materiales que son populares como cama para los roedores; incluyendo la viruta de madera, el papel reciclado, y los productos comprimidos comerciales de alta absorbencia. Se ha sugerido que la viruta de madera, particularmente aquella con altos niveles de resina o muy aromáticas como el cedro, pueden causar irritación de las vías respiratorias o alergia por contacto. En general, se recomienda eliminar la parte sucia de la cama diariamente, y realizar una limpieza del albergue y cambio general de la cama cada semana. La orina de los roedores que no se limpia frecuentemente produce altos niveles de amoniaco y un intenso olor al mismo; particularmente en ambientes con mala ventilación.

La gran mayoría de los roedores construyen madrigueras en vida libre; por lo que les gusta contar con algún espacio privado dentro de su albergue. Existen diversas opciones comerciales, o puede proporcionarse una caja o tubo de cartón, madera o plástico, incluso papel reciclado con este fin; lo cual incluso facilita la fabricación del nido cuando se realiza la reproducción de los roedores.

Las chinchillas requieren de cajas para baño de polvo como parte de su manejo en cautiverio, generalmente se utiliza polvo de mármol o cenizas volcánicas que se venden comercialmente para este fin y al que pueden tener acceso diario o por lo menos varios días a la semana. El polvo se coloca en un recipiente bajo, con suficiente amplitud para que la chinchilla pueda entrar completa y revolcarse en él, y se le proporcionan 2 o 3 centímetros de profundidad. Se recomienda retirarlo después del baño para mantenerlo limpio. El exceso en su uso, o la utilización de material inadecuado puede provoca problemas de conjuntivitis.

El Criadero de Hurones® 2015 Especies - Roedores
información(55) 55.34.16.24 y 55.24.34.44