Pequeños mamíferos. Cuyos

 


 

Reproducción en cuyos

CuyoLos cuyos son mascotas encantadoras, pero hay varios puntos a considerar antes de que decidas empezar a criarlos o a reproducirlos.

Siempre hay riesgos durante la gestación, no importa lo precavido que seas o lo bien que cuides a tus animales, si a veces las cosas salen mal en el caso de los humanos no hay tanta diferencia con los cuyos. Las cosas no siempre salen bien. A veces incluso se puede perder a la hembra. Si tu decisión está influenciada por el hecho de que algo malo les puede pasar si no se reproducen o que aumentan sus riesgos para ciertas enfermedades, esos son solamente rumores y no deberían influir en tu decisión para reproducirlos.

Otra cosa a tomar en cuenta es lo que vas a hacer con las crías, te las quedarás?, venderlas? O regalarlas? Es importante que tengas posibles hogares.

Si aún con esto decides que quieres reproducirlos, hay ciertas cosas que debes tener en cuenta.

Los cuyos nacen con ojos abiertos, cubiertos de pelo y caminan después de pocas horas de nacidos, tienen la capacidad de ingerir alimento sólido a los 2 o 3 días de haber nacido. Sus incisivos están presentes al nacimiento. La hembra cuenta con 2 tetas inguinales con las que amamanta a sus crías las cuales succionan la leche colocándose de pie debajo de su madre.

Las cuyas deben ser reproducidas a corta edad, pero tampoco deben de ser tan pequeñas, lo recomendable es que al menos tengan un peso de 500 gramos al momento de la gestación. La reproducción a corta edad es ya que su sínfisis pubiana, que es por donde van a pasar las crías en el parto se calcifica entre los 6 y 10 meses de edad. Si la hembra tuvo crías antes de los 10 meses podrá seguir siendo madre y la sínfisis no se calcificará. Si tu hembra tiene más de 10 meses y nunca ha estado gestante, las probabilidades de que necesite una cesárea son altísimas.

Los machos que no se hayan apareado al año de edad disminuirán considerablemente su líbido, incluso hasta perder su fertilidad, por esta razón se recomienda reproducirlos alrededor de los 4 meses.

Otra cosa a considerar es que el macho participa en el parto, ayudando a limpiar a las crías y cuidándolas, aunque también hay que tomar en cuenta que las hembras son receptivas y pueden volver a quedar gestantes de 6 a 48 horas después del parto, por lo que si no quieres mas cuyitos o por lo menos no inmediatamente, deberás separar al macho de la hembra. Puedes colocarlos separados por una reja para que no se extrañen y puedan seguir viéndose y oliéndose. Si quieres seguir reproduciéndolos el período entre camadas que se recomienda es de 5 meses, así la hembra podrá recuperarse y tomar fuerzas para cuidar a los nuevos pequeños.

El tiempo de duración de la gestación varía de acuerdo al número de crías y es de 66 y 72 días. El número de crías varía de 1 a 6, mientras menos sea el número de crías éstas se desarrollaran más, en ocasiones serán muy grandes para pasar normalmente por el canal de parto.

CuyoEn ocasiones las crías nacen muertas y en otras hay abortos, esto puede deberse a una nutrición inadecuada, estrés o inexperiencia de la madre al no saber cómo cuidar a las crías por primera vez.

Cuando hay problemas la hembra puede presentar pérdida de apetito, apatía, salivación excesiva y sangre saliendo de la vulva, en estos casos la rapidez con la que actúes es muy importante, debes ir a ver a un Médico Veterinario que tenga conocimiento de estas especies lo más pronto posible.

Existe un padecimiento importante que debes tener en cuenta, se llama toxemia de la preñez, se puede presentar en el último tercio de la gestación o los primeros días después del parto. En la mayoría de los casos donde existe el padecimiento las probabilidades de que la hembra y las crías sobrevivan son muy bajas.

Toxemia de la preñez es un desorden metabólico. Los factores predisponentes incluyen obesidad y estrés que pueda inducir anorexia temporal durante la gestación. La hembra invierte energía y la agota, al ser incapaz de ofrecer suficiente glucosa a los fetos en desarrollo, comienza a utilizar sus reservas grasas. Esto progresa en un proceso de cetoacidosis. También puede ocurrir durante los primeros días después del parto por el desgaste metabólico del mismo y el de la lactación.

La prevención es la mejor manera de atacar esta enfermedad. Debe proveerse a la hembra con suficiente espacio para ejercitarse y no debe permitírsele estar obesa. Para favorecer que se mueva, los lugares donde tome agua y se le coloque su comida deben estar lo más alejados posible de donde duerme.

Una vez que las crías tienen alrededor de 21 días de edad es recomendable que las separes por sexos ya que las hembras pueden quedar gestantes a partir del mes de edad, lo que por supuesto no es muy conveniente ya que apenas se están desarrollando.

Existen algunos colores muy particulares y no frecuentes que tienen en su información genética una variación, la cual sale a relucir si estos cuyos se cruzan con colores iguales lo que puede originar malformaciones genéticas.

Independientemente del color de tus cuyos es importante que si decides que se reproduzcan, consultes un Médico Veterinario que tenga conocimiento de estas especies y te haga recomendaciones para que la gestación de tus cuyos sea sana.