Insectívoros. Erizo Pigmeo Africano

 


 

Mantenimiento de un Erizo Pigmeo Africano en el hogar

MVZ. Erika Flores Reynoso

Accesorios que deben considerarse

Con el fin de mantenerlo saludable y seguro dentro de su nuevo hogar, es necesario contar con las instalaciones adecuadas antes de su llegada para asegurar su bienestar. Los más importantes son:

Jaula

El mejor tipo de jaula es una caja de estructura sencilla, puede ser de plástico, madera, vidrio u otro material lavable que tenga alrededor de 32 cm. de altura, 60 cm. de longitud y 35 cm. de ancho. Una pecera de 80 litros es aceptable para alojar a un ejemplar. Debe tener una buena ventilación. Son buenos trepadores así que la jaula debe tener paredes lisas o una buena tapa. No son adecuadas jaulas de alambre ya que las patas pueden quedar atoradas.

La temperatura ideal es de 25 a 30°C, en algunos casos puede ser necesaria una fuente de calor suplementario en la jaula. Esto puede hacerse con un foco infrarrojo o con una piedra caliente para reptiles, lo ideal es monitorear su temperatura constantemente con un termómetro. La humedad relativa debe ser baja, de preferencia menor al 40%.

La jaula debe colocarse lejos de corrientes de aire, calentadores, ventiladores o aire acondicionado, tampoco debe colocarse directamente a la luz del sol, ya que el ejemplar puede sufrir de choque calórico. Tampoco es conveniente ubicarla donde haya ruido o vibraciones que lo puedan perturbar demasiado, ya que debe tomarse en cuenta que este animal tiene un excelente sentido del oído.

Se debe procurar que la jaula reciba la luz del día para conservar el fotoperíodo del ejemplar, e incluso se recomienda tratar de mantener 12 horas luz y 12 horas noche aún en el invierno.

Madriguera

Todos los erizos pigmeos africanos necesitan de un lugar para esconderse y sentirse seguros mientras duermen, siendo la madriguera un elemento necesario para su mantenimiento en cautiverio. Esta debe ser cómoda, térmica y obscura, para eso puede utilizarse una variedad de objetos, como tubos de PVC de 4 pulgadas de diámetro aproximadamente, macetas de plástico, una caja de madera u otro material que sea fácil de limpiar, además de las madrigueras comerciales. Hay que considerar que esta debe ser aseada frecuentemente, y que estos animales acostumbran salir de sus madrigueras asomando primero la cabeza, así que la madriguera debe ser lo suficientemente ancha para que pueda darse vuelta en el fondo.

Bebedero

Es preferible utilizar un bebedero de botella que un plato para el agua, ya que tiende a llenarse de viruta o sustrato, ensuciándola. Para este propósito pueden usarse las botellas que se venden para hámster o cuyo. Se debe tener cuidado en que la punta de la botella esté lo suficientemente separada del sustrato de la jaula para que esta no se vacíe. Puede ser que un animal recién llegado desconozca como tomar agua de la botella, así que se recomienda verificarlo o ponerle un recipiente con agua en el suelo.

Los platos para agua deben evitarse cuando haya crías en la jaula, ya que estas pueden ahogarse dentro de éstos.

Comedero

El comedero necesita ser ancho y pesado para evitar que lo volteé y tire la comida, también pueden funcionar los contenedores que se colocan pegados a la pared de la jaula. Existen pequeños platos que se venden para su uso en roedores y son adecuados para el erizo pigmeo africano. El plato puede medir entre 6 y 12 cm. de ancho y no más de 6 de alto. Se recomienda tener 2 por lo menos, uno para la comida húmeda y otro para la seca y que estos estén un poco más altos que el sustrato para evitar que los ensucie. También se pueden utilizar recipientes de plástico, cristal, barro o porcelana. Deben lavarse diariamente, y los restos de alimento y comida deben ser desechados.

Esquinero

Pueden ser enseñados a utilizar un esquinero para defecar y orinar. Este debe tener un sustrato como viruta de madera, aunque no es conveniente utilizar el que está hecho con cedro o maderas resinosas ya que la resina de este puede causar problemas respiratorios y hepáticos al ejemplar. También puede utilizarse pellet de papel reciclado o de forraje, el cual será absorbente, atóxico y prácticamente sin polvo, para evitar que residuos de este puedan pegarse al ano y prepucio o vulva de los animales. La arena para gatos puede quedarse pegada también a las patas cuando estas están húmedas. El esquinero debe lavarse y desinfectarse una vez por semana, además de la limpieza diaria del sustrato que se haya humedecido y ensuciado.

Rueda de ejercicio

Estos animales necesitan mucho ejercicio ya que en vida libre normalmente caminan grandes distancias para obtener su alimento, así que en cautiverio se les debe proporcionar espacio para ejercitarse o una rueda para hacer ejercicio. Esta puede adquirirse en una tienda de mascotas o construirse con una cubeta de 20 litros y tubos de PVC. No se recomienda utilizar las ruedas para ejercicio que se venden para roedores ya que las patas de los erizos pueden quedarse atorados en el piso de las mismas. Otra opción es dejarlos salir de la jaula diariamente para que se ejerciten, preferentemente al atardecer, cuando estarán más activos.

Juguetes

Hay muchos juguetes que les pueden gustar, pero esto también depende de cada individuo.  Muchos gustan de jugar con pelotas, sobre todo aquellas que tienen cascabeles en su interior. Otros gustan de los juguetes suaves de plástico que suenan al presionarlos. También les agradan los túneles, los cuales pueden comprarse o incluso fabricarse con tubos de PVC. Si se compran juguetes comerciales como tubos, se recomienda comprar aquellos específicos para erizos o hurones, ya que los que se venden para pequeños roedores suelen ser muy pequeños para estos ejemplares. Pueden dárseles huesos de carnaza para perro de sabor natural. Les encanta trepar, así que es recomendable colocar bloques para que suban, ramas o pedazos de corteza.

Los juguetes deben ser lavados frecuentemente para evitar enfermedades. Se les puede poner una pequeña tina con agua tibia para que naden.

Área de juegos o corral

Generalmente, la jaula es suficiente como lugar de descanso pero no para ejercicio o juego activos. Para esto se puede usar una tina a la que se le pone un poco de periódico en la base y varios juguetes en el área, o un chapoteadero de plástico, ambos son fáciles de limpiar y seguros para el animal.

Estos animales logran aprender varios trucos a base de recompensas, sin embargo este proceso es más lento que en un perro promedio.

Precauciones para su mantenimiento en el hogar

Cuando se saca al ejemplar a ejercitarse y a jugar fuera de su jaula, se debe contar con un área segura, cubriendo agujeros en paredes y bloqueando el acceso a radiadores, refrigeradores y estufas. Ya que estos animales no son roedores sino insectívoros, es poco probable que muerdan muebles y cables eléctricos, así como tampoco destruirán madera, plástico o cartón. Pero aún así, es conveniente tomar las precauciones necesarias para evitar extravíos o accidentes.

Higiene

El erizo pigmeo africano necesita de un baño ocasional si su jaula se mantiene limpia. Cuando se bañe es importante tener a la mano un cepillo de dientes u otro cepillo suave, toallas, agua caliente, un cortagarras y pinzas.

La jaula donde viva el ejemplar debe lavarse una vez a la semana como mínimo, cambiándole la cama por completo.

Corte de garras

Las uñas de estos animales crecen constantemente durante su vida. En vida libre, en su ambiente natural, al cavar y caminar sobre la tierra las desgastan al paso del tiempo. En cautiverio, especialmente en jaulas de vidrio o plástico con sustratos suaves, las garras no se desgastan y necesitan ser cortadas ocasionalmente. Pueden revisarse una vez al mes en promedio para verificar el crecimiento de las mismas y decidir si es necesario o no que se corten. Si tu erizo no se deja manejar fácilmente para cortar sus uñas, una alternativa es colocarlo sobre una rejilla de metal de orificios pequeños por donde pasarán sus uñas. Si no se supervisa, las garras pueden crecer hacia las almohadillas, causando mucho dolor.

Para cortarlas, debe usarse un cortagarras, uno de gato o perro de talla chica servirá o incluso puede usarse un cortauñas de uso humano.

Si las patas se encuentran sucias, es importante limpiarlas con un paño húmedo antes de ser cortadas. Debe tener buena iluminación, observar bien la garra y distinguir la raíz de la misma, la cual tiene irrigación y en la que puede observarse una vena de color rojo que se encuentra en la base. Al igual que en los perros y gatos la uña se corta distalmente a donde termina la irrigación como se puede apreciar en la figura #1. Es conveniente que alguien más sostenga al ejemplar cuidadosa y firmemente, mientras el otro corta las garras.

Baño

Es recomendable que se corten las garras antes de bañar al animal ya que si están muy largas puede lastimarse o rasguñar al propietario, también debe retirarse cualquier resto o basura que se encuentre atorada entre las púas, lo cual puede hacerse utilizando unas pinzas.

Puede bañarse utilizando una pequeña tina o recipiente que se llene con agua tibia a poca profundidad. Debe evitarse mojar la nariz y ojos del animal (Wrobel 1997). Utilizando un cepillo suave, tallándolo del frente hacia atrás. Se puede utilizar un shampoo de bebé, jabón neutro, o shampoo medicado como terapia para algunas patologías como dermatitis.

Una vez que se termine de bañar, se seca con una toalla. Se dice que los erizos se pueden bañar dos veces al año, o con mayor frecuencia si es necesario, aunque rara vez lo necesitan más seguido.

Transporte

Puede utilizarse una jaula transportadora de animales pequeños o incluso una de reptiles. Se recomienda colocar cama en el fondo, alejarla del sol directo en los días calurosos y también de corrientes frías de aire que lleguen directamente, como sería el aire acondicionado. Nunca debe dejarse al animal encerrado en un vehículo por períodos prolongados, especialmente si está haciendo calor ya que puede sufrir de choque calórico y posteriormente la muerte. En climas fríos, es importante poner suficiente cama en la base de la transportadora, además una botella de agua caliente en una de las esquinas para que él pueda acercarse si siente frío o alejarse si siente calor.

Por su anatomía no es posible utilizar arneses o collares como en otras especies.