Insectívoros. Erizo Pigmeo Africano

 


 

Alimentación y nutrición

MVZ. Erika Flores Reynoso

Requerimientos nutricionales

A pesar de que el erizo pigmeo africano pertenece al orden de los insectívoros, sus hábitos alimenticios son omnívoros lo que quiere decir que consumen alimentos de origen vegetal y animal. En vida libre su dieta natural se compone de gusanos, insectos, babosas, caracoles, crustáceos, ranas, lagartos, serpientes, huevos, polluelos, pequeños mamíferos, carroña, frutas, semillas, hongos y raíces. Un erizo adulto come en promedio un tercio de su peso corporal cada noche.

En vida libre se alimentan de una gran variedad de insectos, aunque también comen babosas, caracoles, ranas, crías de pequeños mamíferos, pequeños reptiles, polluelos y la carroña que encuentran en su camino.

Aunque se sabe que los mamíferos del Orden de los Insectívoros normalmente consumen dietas que tienen entre 30% a 50% de proteína y de 10% a 20% de grasa, ambas en base materia seca, el erizo pigmeo africano parece necesitar un mayor nivel de fibra en su dieta que la que necesitan los carnívoros debido a la gran cantidad de exoesqueletos que consumen en vida libre.

Debe proporcionarse agua a libre acceso, de calidad para consumo humano ya que así se evitarán parasitosis indeseables en un futuro.

Alimentación

Se puede proporcionar al ejemplar el alimento en tres formas básicas:

Alimento seco

En esta presentación el producto tiene una mayor duración. La concentración de nutrientes en relación con el peso total del alimento será máxima, ya que el contenido en humedad es muy bajo. Así pues, es esencial que disponga de agua en todo momento.

Los alimentos secos para erizo que se han utilizado en gran medida son aquellas dietas completas para gatos o los alimentos específicos para erizos pigmeos africanos. Si no fuera posible adquirir el alimento específico para esta especie, se puede sustituir con alimento balanceado parara gatos de alta calidad, intentando escoger aquel que tenga carne o pollo como componente principal y un nivel de proteína de al menos 28%. Se reporta que deben evitarse los alimentos que contengan como principal ingrediente pescado o que incluyan nueces y semillas. Estos ejemplares, tienen preferencia por los alimentos para gatos más que aquellos destinados al consumo de perros debido a la gran palatabilidad que presentan los primeros. Sin embargo los alimentos para gatos y para hurones están diseñados para carnívoros y no para animales como el erizo pigmeo africano que en la naturaleza consume gran cantidades de invertebrados, los cuales contienen quitina.

Los alimentos secos son muy convenientes y están preparados de forma que se encuentran totalmente balanceados, además de que ayudan a conservar limpios los dientes y por lo tanto disminuir enfermedad periodontal. No obstante, se han realizado escasas investigaciones a largo plazo sobre su uso y los requerimientos nutricionales de especie.

Es oportuno que los alimentos duros se corten en pedazos pequeños, ya que pueden permanecer en la boca causando disfagia o estomatitis, se sabe de casos clínicos en los que cacahuates se han quedado atrapados en el paladar de estos animales de manera que los trozos deben ser un poco menores al tamaño de éstos.

Alimento húmedo

Entre éstos se incluyen las comidas enlatadas para gatos y perros, y cualquier alimento que tenga alto contenido de humedad, como la carne fresca y otros productos como frutas y verduras. También se le puede dar queso tipo cottage bajo en grasa, arroz cocido y huevos cocidos. Al suministrar alimento húmedo el ejemplar beberá menos agua, pero aún así deberá disponer de ella en todo momento.

Se le pueden ofrecer frutas y verduras como fresa, naranja, manzana, puré de manzana, pera, plátano, uvas, vegetales combinados, maíz cocido y chícharos, jitomates, alfalfa, coliflor, papa, o vegetales de hojas verdes como brócoli y lechuga. Algunos criadores han reportado que estos animales también consumen melón y zanahorias. La cantidad que se ha de dar de vegetales y frutas es muy pequeña, alrededor de un 10 a 20% del total de la dieta. Debe recordarse que estos animales no son herbívoros y que las frutas y verduras no sustituirán a los insectos o animales que en vida libre normalmente consumiría. Estos elementos forman una fuente importante de vitaminas.

Los alimentos húmedos no se conservan durante mucho tiempo. Se estropean rápidamente si no son consumidos en un período de tiempo relativamente corto. Entre los componentes que pertenecen a este grupo se encuentra la carne de ternera y otras como pollo y carne de otras aves, pescado, frutas y verduras, todos estos deben ser frescos. La carne se puede dar cruda,  cocida o de ambas formas. Esta debe cortarse en pequeños trozos de 1 cm3 aproximadamente.
Se sugiere quitar la piel del pollo, ya que los erizos no digieren las grasas fácilmente. Es mejor darles carne magra, de otro modo puede ocasionarse obesidad, reduciendo su longevidad y aumentando las posibilidades de que tengan problemas de salud.

Algunos de los alimentos de origen animal que se recomiendan son: requesón bajo en grasa, caldos de carne vertidos sobre alimento seco. Otros autores recomiendan darles leche, sin embargo se ha reportado que esto ha causado diarrea.

Alimento vivo

La mayoría de los alimentos vivos que consumirían en la naturaleza no están a su alcance en cautiverio. Algunos propietarios no tienen el ánimo suficiente para darle alimento vivo a sus erizos, incluso aunque sólo se trate de pequeños invertebrados. Suele ser el manejo de estos alimentos y no tanto el concepto que tienen de ellos lo que disgusta a algunos propietarios. Si el propietario se encuentra dentro de este grupo, debe saber que el erizo sobrevivirá sin consumir alimento vivo, aunque para que se encuentren en mejor estado es muy recomendable que se incluya alimento vivo en su dieta.

El tipo de alimento vivo más popular son los gusanos de la harina (Tenebrio monitor), también llamados tenebrios, seguidos por las zoophobas (Zoophobas mario) y los grillos. El dar de tres a cinco gusanos de la harina o un par de grillos diariamente será más que suficiente y no es necesario matarlos antes de ofrecerlos. Debe tenerse cuidado ya que los gusanos de la harina son altos en grasa y contienen bajos niveles de calcio, así que son utilizados como complemento, mas no como base de la dieta. Estos pueden esparcirse en el piso de la jaula, lejos del esquinero, para que el ejemplar también consuma tiempo y esfuerzo buscándolos, como haría en su hábitat.

Además consumen arañas, lombrices y numerosos escarabajos y sus larvas. No todos los invertebrados serán aceptados, ya que los erizos consideran que algunos de ellos tienen un sabor desagradable. Es importante indicarle al propietario que los insectos de su jardín o de otro lugar donde el pueda ir a atraparlos en vida libre, podrían estar parasitados los cuales posteriormente infestarán a su ejemplar, por lo que es mejor adquirirlos en un establecimiento comercial o criarlos.

Dado sus hábitos nocturnos y la necesidad que el propietario tiene de verlos comer, el mejor momento para suministrarles su alimento será por la tarde, ya que éstos estarán más activos durante la noche. Si el propietario desea modificar sus hábitos para que sean más activos durante el día, puede habituarlo a suministrarle la comida principal a la hora que le resulte más conveniente. De la misma forma, puede que prefiera darle dos porciones diarias, la primera temprano por la mañana y la segunda por la tarde. Además de la comida principal, puede esparcir un poco de alimento seco para gatos y de esta manera el erizo tendrá algo que comer durante la noche.

La cantidad a suministrar se determinará tomando en cuenta las necesidades metabólicas individuales, que se ven influenciadas por el nivel de actividad del animal y su edad; ya que los más jóvenes necesitan más proteína para asegurar un buen desarrollo muscular, las hembras en estado reproductivo necesitarán raciones más generosas cuando estén gestantes o amamantando a sus cachorros. Además debe considerarse su estado general de salud; los animales que se están recuperando de alguna enfermedad necesitan más alimento para compensar cualquier pérdida de estado corporal mientras permanecen enfermos. Se recomienda proporcionarles una dieta variada y observar en un principio el tiempo que tarda en consumirla, si come el total de la ración en menos de cinco minutos no se le habrá dado suficiente alimento, será necesario ofrecerle un poco más. Si el erizo come hasta saciarse y el propietario nota que deja bastante alimento, deberá reducirlo un poco en la siguiente ocasión. Lo ideal es que al alimentar al erizo éste deje un poco de alimento en su plato, el cual puede consumir más adelante por el día o la noche. La comida debe cambiarse diariamente aunque no haya sido consumida del todo. También puede dejársele croquetas a libre acceso pero se correrá el riesgo de sobrepeso, este puede monitorearse cada semana con una báscula para alimentos.

Cada propietario deberá desarrollar un abanico de opciones en cuanto a los componentes de la dieta que proporciona a sus ejemplares, con el fin de asegurar que estos consuman todos los grupos importantes de ingredientes (proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas y minerales) y estos sean aportados en cantidades suficientes para conseguir el máximo grado de crecimiento y salud. Además, las comidas no deberían resultar aburridas. Esto hace que la alimentación de los animales sea más sencilla e interesante. Una comida normal puede contener alimento seco balanceado, de dos a cuatro pedazos pequeños de carne, de dos a cuatro gusanos de la harina y uno o dos trozos de frutas y verduras. En la siguiente comida, la carne puede reemplazarse por pollo, además de añadir requesón o huevo cocido. En otra comida se podría sustituir los gusanos de la harina por otros invertebrados o sencillamente, incrementar la cantidad de carne o de pollo.

Todo alimento que les sea ofrecido debe estar a temperatura ambiente, nunca congelado y de preferencia tampoco frío.

Se puede intentar alimentar al ejemplar con purés que contengan una mezcla de ingredientes, entre los cuales incluya algunos que el erizo pigmeo africano ha rechazado con anterioridad, pero que son nutritivos. Otra opción es incluirlo en pequeñas cantidades hasta que los vaya aceptando poco a poco. Los nuevos elementos de la dieta deben ser introducidos gradualmente y en pequeñas cantidades. Hay que ser cuidadoso de no sobrealimentar al ejemplar, ya que la falta de ejercicio y una dieta incorrecta pueden llevar a la obesidad, lo cual reduce su promedio de vida, y los predispone a una variedad de enfermedades entre las que se encuentran hígado graso, enfermedades respiratorias y cardíacas.

Dietas para insectívoros

Existen dietas comerciales específicas para insectívoros disponibles en el mercado extranjero y algunos en México, las cuales están recomendadas para dar a los ejemplares alrededor del 50% del total de su ración diaria. De esta manera se combinarán concentrado y además se le dará alimento húmedo o vivo. Las principales dietas comerciales de calidad que podemos encontrar en nuestro país son el concentrado 5MK8 de Mazuri®, la dieta para insectívoros de Reliable Protein Products®.