Aves. Mi loro muerde ¿Qué hago?

MVZ. Gretel Tovar

AgresiónToda conducta es dada por una razón específica. El hecho de que tu loro muerda es considerado una agresión. Este tipo de conducta tiene diferentes clasificaciones dependiendo de su causa. De esta forma tenemos: agresión por miedo, agresión inducida por alguna enfermedad, agresión redirigida a otra persona, agresión por posesión, agresión por emoción, agresión social, agresión aprendida, agresión por frustración, agresión asociada al pasado y agresión por territorialidad.

La agresión por miedo se da cuando el loro en vez de huir muerde al sentirse acorralado. La inducida por alguna enfermedad es cuando el ave no se siente bien o está lastimada y muerde por dolor. La agresión redirigida es en la cual el loro muerde a la persona más cercana sin que esta haya hecho algo que le molestara directamente. La agresión por posesión se refiere a la que se da al proteger el alimento. La agresión por excitación se da cuando el ave está muy emocionada jugando y no mide las fuerzas de la mordida. La agresión social se da principalmente de un ave a otra al estar en el mismo territorio. La agresión aprendida se da cuando premias, aunque sea sin querer, la conducta no deseada. La agresión por frustración se da cuando hay una falta de comunicación entre nuestra ave y tú. La agresión asociada al pasado es cuando sin querer, le recuerdas algo negativo a tu ave y responde con una agresión. Por último, una de las más comunes, es la agresión por dominancia que se da cuando tu loro se cree con mayor jerarquía que tú pero para él no será agresión, será un modo de sobrevivencia. Por lo general empezará con alguna vocalización y después atacará con su pico. Estas conductas son más fuertes durante la época reproductiva.

AgresiónUna de las cosas que debemos aprender es a distinguir el lenguaje corporal de nuestra ave cuando está a punto de cometer una agresión para evitar esa situación y poder tener una mejor relación con tu ave. Un ave que está a punto de agredir primero esponjará la plumas de la base de su cabeza y posteriormente esponjará más plumas en el cuello y la cabeza y luego entre los hombros.

Otro signo de esta conducta es en los ojos, cuando tu loro abre y cierra la pupila rápidamente o la mantiene muy chiquita. En algunas ocasiones este movimiento se da cuando tu ave está jugando por lo que debes de notar otros signos.

El pico también es parte del lenguaje corporal, por lo general apunta hacia la zona a agredir y lo mantiene abierto o coloca la punta de la lengua en la punta del pico. Además podrás escuchar algún tipo de vocalización que depende de la especie de la cual se trate. En algunas ocasiones puedes observar algunos cambios en la respiración como que sea más rápida o profunda. La cabeza al principio se alejará, pero si el estímulo continúa se moverá hacia el frente a punto de morder.

AgresiónLas alas pueden permanecer pegadas al cuerpo, pero conforme avanza la conducta, las alas se separan levemente del cuerpo. Algunas aves como en las guacamayas, se observan sonrojadas.

El eliminar la conducta de agresión puede ser una tarea complicada dependiendo de la causa que la ocasione. Lo ideal es que visites a un médico veterinario para que te ayude a identificar la razón exacta de esa conducta y te de un método personalizado para eliminarla. Sin embargo, aquí presento algunos tips que podrás ir poniendo en práctica.

Para definir cual es la causa de la agresión, trata de llevar una bitácora y anota todo lo que pasa antes, durante y después de la agresión.

Trata de evitar repetir la causa de la agresión y cambia la rutina.

Si notas algún signo de agresión, deja de hacer lo que estás haciendo y anótalo en tu bitácora.

Trata de distraer a tu loro, puedes cambiarlo de cuarto, por ejemplo, o mantenerlo entretenido con juguetes.

Además, puedes enseñarle conductas que sirvan para evitar la agresión, como a quedarse en una percha alejada a los platos mientras son colocados o retirados.

Si requieres mayor información, no dudes en contactarnos.