Aves. Entretenimiento para psitácidos

EntretenimientoLos psitácidos, es decir, loros, pericos, guacamayas y afines, son  aves sumamente inteligentes. Si en nuestras casas no estimulamos esa cualidad, nuestros loros utilizados como animales de compañía pueden empezar a manifestar algunos problemas de comportamiento que pueden ir desde la agresión, la automutilación, la destrucción e incluso hasta volverse en extremo ruidosas.

En vida libre, estas aves pasan sus días volando, buscando alimento y agua, mascando árboles, buscando un lugar seguro donde dormir, acicalándose o acicalando a un compañero, buscando una pareja, haciendo su nido, apareándose, criando a sus polluelos y repitiendo todo esto otra vez. En cautiverio no tienen mucho que hacer, ya que nosotros les ofrecemos algunas cosas como la comida y les restringimos otras como el vuelo. Es por ello que hay que proporcionarle las suficientes cosas que hacer para evitar que se vuelvan aves aburridas, neuróticas u obesas.

Facilitarle una jaula de tamaño adecuado con varias perchas de varios diámetros, materiales (madera o cuerda) y a varios niveles para que pueda ir y venir con facilidad, puede ser un buen comienzo. Se le puede agregar escaleras y columpios, así como juguetes. Estos últimos pueden ser de madera para masticar y destruir, de acrílico, que emitan sonidos o juguetes rompecabezas con los cuales, si resuelven correctamente el problema, recibirán un premio como un trocito de alimento o una semilla.

Si somos suficientemente creativos, podemos construir en casa juguetes hechos con cajas de cartón, bolsas de papel, madera, mecate de varios grosores y otros materiales de reciclaje que sean seguros para que nuestros compañeritos puedan destruir.

Podemos usar la comida en varias presentaciones o ubicar algunos pedazos de su alimento diario en varios lugares de su jaula para fometar su curiosidad.

Es bueno que, bajo supervisión y después de una habituación, nuestros loros mascota salgan de vez en cuando de sus jaulas. Se les puede comprar o diseñar “centros de juego” que se colocarán en áreas comunes de la casa o incluso en el jardín, donde nuestra ave descansará del encierro de su jaula y podrá jugar directamente con nosotros, promoviendo la socialización.

Una herramienta muy eficaz para estimularlos física y mentalmente, además de fortalecer el vínculo dueño-mascota, es el entrenamiento con refuerzo positivo. El cielo es el límite. Podemos enseñar a nuestro compañerito a decir palabras, a hacer algunos trucos e incluso a volar a nuestra mano con sólo una seña. Es cuestión de tiempo, dedicación y paciencia.

Dejarles la televisión prendida a un volumen bajo cuando no estemos en casa, es una buna manera de tenerlos entretenidos y no hacerlos sentir tan solos. La música es magnífica para hacerles compañía, siempre y cuando sea tranquila como clásica o jazz. La radio cultural también es una buena opción. Existen ya en el mercado CDs y DVDs  hechos especialmente para mascotas que se quedan solas en casa, con música tranquila, sonidos e imágenes de la naturaleza.

Recordemos que nuestras aves dependen de nosotros y, por lo tanto, tenemos la responsabilidad de mantenerlas lo mejor posible para que vivan felices y puedan acompañarnos por muchos años.