Aves. El dimorfismo sexual en las aves

Cada vez que se habla de dimorfismo sexual la primer referencia son las aves. Pero, ¿qué es el dimorfismo sexual? Es la diferencia en forma, coloración y tamaño entre machos y hembras de una misma especie.

En muchas especies de aves las diferencias en coloración son sumamente evidentes. En la mayoría de los casos los machos presentan plumas más llamativas y de colores brillantes, mientras que en las hembras la coloración es opaca y oscura, generalmente cafés. Los ejemplos más representativos serian el de las aves del paraíso, los pavo reales y faisanes, cuyos colores y plumas ornamentales son usados para atraer a hembras en las épocas de apareamiento ayudados por su singular comportamiento de realizar bailes de cortejo.

En aves migratorias, como los patos silvestres, también la diferencia en colores entre machos y hembras es evidente. Los machos de tamaño grande tiene picos amarillos o rojizos y plumas coloridas, mientras las hembras son más pequeñas de picos oscuros y plumas marrón. Aunque, en el caso de los Falaropos, aves que viven en costas y zonas pantanosas, las hembras son las que presentan las plumas más llamativas y toman la iniciativa en el cortejo.

En las aves rapaces, como los halcones, la diferencia entre sexos se observa por el tamaño. En este caso las hembras son más grandes y pesadas que los machos.

EclectusA veces, el dimorfismo sexual es tan sorprendente que machos y hembras de la misma especie fueron tomadas originalmente como miembros de especies totalmente diferentes, como es el caso del Loro Eclectus, donde el macho es predominantemente verde, con un pico de color naranja y la hembra es de cuerpo color azul oscuro, cabeza y alas escarlata y pico negro.

El dimorfismo no es siempre evidente, sobretodo en especies usadas comúnmente como animales de compañía, como es el caso de los canarios, finches y muchos psitácidos mayores. Para determinar correctamente el sexo de estos últimos, se tienen que hacer un sexaje quirúrgico ayudados con un endoscopio o mediante un análisis de ADN.

También hay que recordar que las aves en etapa juvenil, tanto hembras como machos presentan una conformación y coloración similar, siendo difícil diferenciarlos.